Patético PSOE

11 marzo, 2013
Imagen

Samuel Folgueral. Fuente: La Vanguardia

Durante el día de hoy he asistido asombrado al desenlace de la historia de Ponferrada: finalmente Samuel Folgueral abandona junto con sus concejales el PSOE para poder seguir ejerciendo de alcalde de Ponferrada, alcaldía que logró con el apoyo de Ismael Álvarez, condenado por acoso sexual.

La gestión del PSOE en todo esto ha sido patética, total y absolutamente lamentable. Un partido cegado por el ansia de poder, con un movimiento orquestado desde hace tiempo en el seno de la entidad y con el único fin de llegar a la alcaldía, aunque haya que contar con el apoyo de un acosador como Ismael Álvarez. Da igual, el fin justifica los medios, el poder lo es todo. Vender tu alma al diablo por el plato de lentejas (como dice Iñaki Gabilondo) de una alcaldía y quedarte sin lentejas y, lo que es peor, con el culo al aire ante la inmensa mayoría de tus seguidores, que han visto pisoteadas sus ideas por los delirios de grandeza del partido.

Mi pregunta es, ¿Este es el PSOE que quiere volver a gobernar el país? ¿El PSOE de un Óscar López que ha hecho un amago de dimitir para limpiar su imagen ante la opinión pública? ¿Dónde está Rubalcaba en todo este jaleo? Esta última pregunta no hace sino confirmar lo sensación que comentábamos este fin de semana en una cena: Rubalcaba es un político de vuelta de todo que está jugando a ser el kamikaze del partido, un hombre que quemará su imagen en esta travesía por el desierto que debe pasar el PSOE hasta que se perdonen los graves errores de su pasado reciente, hasta que un candidato firme y un PP totalmente desgastado puedan hacer que se dé la vuelta a la tortilla. ¿Cuánto tiempo pasará para ello? Sea como sea, la sensación que deja el partido tras este fin de semana es de abandono total, de cerrar sus heridas a cualquier precio, con medicina o con veneno.

Y, como siempre, esta cochina ley electoral vuelve a hacer que el alcalde de un municipio no salga de la lista más votada. Los verdaderamente perdedores de esta historia son los ciudadanos de Ponferrada, que se encuentran con un alcalde al que no han votado, que no pertenece a ningún partido y que se aferra a su silla de mando con el calor de un acosador al lado. No quiero ni pensar lo que pasará por la cabeza de Nevenka Fernández.


99% frío

10 marzo, 2013
portada

99%, de Ska-P. Fuente: manerasdevivir

El pasado 6 de marzo se publicaba 99%, el nuevo disco de la banda madrileña Ska-P a la que sigo desde hace muchos años. Se trata del séptimo disco del grupo, el primero después de “Lágrimas y Gozos“, el último álbum de estudio que sacaron allá por el 2008 y con el que anunciaban un parón en su trayectoria para descansar y dedicarse a otros proyectos, tanto profesionales como personales.

99% se trata de un disco con punk, con rock (muy rock) y, sobre todo, con dominio del ska fresco y alegre, agradable de escuchar y que sin pensar te lleva a agitarte y a bailar. Es el sonido ska, el sonido Ska-P. Destaco algunas melodías de violín, ritmos que no recuerdo en ningún disco anterior de la banda, así como unos acordes de trompeta y demás instrumentos de viento muy buenos, más finos que anteriormente.

Sin embargo, he escuchado el disco al completo un par de veces y me ha dejado una sensación fría, una impresión de no haber conectado conmigo ni al 100 ni al 99%, de no afrontar los problemas que yo creo que importan. Ska-P sigue en el estilo de banda para jóvenes, música para levantar a aquellos que van al instituto o empiezan la universidad, para llenar sus conciertos con ellos y bailar ska a ritmo de empujones y demás. Pero el público veterano de Ska-P, el adulto, esos que ya rondamos los 30 (madre mía), pedimos canciones más sofisticadas y profundas, letras más complejas y no los cantos de sirena buscando la insurrección a golpe de “canto a la rebelión“.

En ese sentido, golpeándonos la actualidad cada día con el paro, la corrupción, Bárcenas, Urdangarín, la trama Gürtel, el PP, el PSOE, los desahucios, la crisis, la prima de riesgo, los recortes, las privatizaciones, las estafas bancarias, la sanidad, la educación, la CEOE, la reforma laboral, la subida de impuestos y un largo etcétera en el que nos perderíamos; me sorprende que se dediquen temas a Marinaleda (la cual es un ejemplo de socialismo, eso no lo quita nadie), los ciudadanos conformistas, el Ché o los maquis, esto último es como de broma.

Para mi gusto Ska-P debería haber apostado más por la línea de temas como “Victoria“, un canto al 15M, “Quiénes Sois“, para mí el mejor tema del disco, o incluso “África Agónica“, la cual recuerda a aquel “Seguimos en Pie” de Eurosis. Más letras cargadas de actualidad, de madurez, de afrontar una situación desde la perspectiva de la contrainformación y la rebelión. Más “Se acabó“, que enfrenta de cara el miedo que sufrimos hoy día los jóvenes y no tan jóvenes: el paro, la pobreza, la exclusión, la ley o lo diferente. Un tema muy potente, muy rock, con una frase como “Sonreír a quien te hace daño, se acabó” que personalmente me encanta. Y no apostar por temas como “Pandemia“, que pone su atención en rajar de las empresas farmacéuticas. ¿Con la que está cayendo no hay nada más importante?. O “ciudadano papagayo“, que es para mi gusto muy plana, muy fácil de hacer.

En resumen, volvemos a tener un disco de Ska-P en el mercado, lo cual siempre es buena noticia por lo agradable de sus melodías y el interés de sus letras. Pero ese interés se pierde al haberse centrado en temas muy sobados, sobre los que ya se ha escrito mucho… Cuando podían haber hecho un ejercicio mucho más interesante de crítica a esta sociedad y a esta actualidad que nos abruma cada día.

Nota personal del disco: 4/10


El siguiente paso

31 enero, 2013
Imagen

Fuente: El País

Algo así se estaba cociendo, se estaba esperando, y la bomba parece que comienza a estallar: el peródico “El País” ha publicado hoy los papeles de Bárcenas, un artículo en el que se destapan varios cuadernos con anotaciones de Luis Bárcenas, ex-tesorero del PP, con anotaciones sobre pagos a medios cargos del PP como Rodrigo Rato o Jaime Mayor Oreja, altos cargos del PP como Ángel Acebes o MªDolores de Cospedal y hasta ex-presidentes del PP como José María Aznar. Y, lo más inflamatorio de todo, los pagos al presidente del PP, Mariano Rajoy, actual Presidente del Gobierno.

Después de toda la vorágine de corrupción que engulle a nuestros cargos públicos y que parece no tener fin (Gürtel, Urdangarín, Amy Martin, los sobres de Génova…) ahora salta lo que podría ser la guinda: el documento que podría demostrar que el huracán ha llegado hasta lo más alto de las más altas esferas. Y yo me he pasado todo el día preguntándome, ¿Cuál es el siguiente paso?

Está claro que la información publicada por “El País” es solo eso, información, datos que deben ser contrastados y llevados ante la justicia para que se pueda abrir una investigación judicial que demuestre si esta información es cierta o no, si estamos ante el máximo caso de corrupción o si solo es papel mojado, mentiras. Por el momento me parece precipitado salir a pedir la dimisión inmediata de Rajoy y la convocatoria de elecciones generales, algo que ya ha hecho IU y su coordinador, Cayo Lara (@cayo_lara). No creo que sea suficiente un artículo en un periódico para hacer caer a un Gobierno, quizás es el punto de partida de la caída, pero no el fin. Igual de precipitado me parece que el Partido Popular haya salido a desmentir las afirmaciones del periódico, diciendo que solo se trata de una manera de desestabilizar al partido. Con el tiempo lo veremos, señores. Y Mª Dolores de Cospedal anuncia medidas legales contra “El País”, haciendo honor a la política de matar al mensajero en lugar de recibir y procesar el mensaje.

Decía hoy Iñaki Gabilondo en su comentario de por la mañana que un partido no puede ser una mafia, afirmando que la omertá no puede ser la postura a tomar por el PP, un partido no puede ser una mafia que tape todas sus fechorías y a todos sus cacos. ¿Cuál es el siguiente paso entonces? ¿Debería haber una revolución desde dentro del propio Partido Popular, desde los militantes honrados que se afiliaron al PP buscando y compartiendo unos ideales y que ahora se encuentran con eso, con una banda de posibles chorizos y chorizos contrastados que han campado a sus anchas durante años?

¿Quizás el siguiente paso debería ser la revolución ciudadana? Estamos hartos, hartos de que nos traten como a tontos, como a una masa ignorante y moldeable a la que se le pueden extraer tantos impuestos como sean necesarios para, con la excusa de ajustarnos el cinturón y la excusa de Europa, engordar sus bolsillos, sus sobres, sus empresas privadas, sus cuentas en Suiza, sus facturas por no sé qué artículos firmados por no sé qué periodistas. ¿Debería ser el siguiente paso la calle? Por el momento, en Génova ya toman precauciones, blindando la sede del Partido Popular.

¿El siguiente paso es Europa? Por ahora somos el centro de todas las miradas, he aquí ejemplos de Francia, Reino Unido y más Francia. Europa ya nos miraba con ojos recelosos, como el que mira a un vecino que sabe que tiene algún que otro chanchullo metido en casa pero no se atreve a actuar, al fin y al cabo es su casa y quién soy yo para meterme donde no me llaman. ¿Debería ser Europa la que venga ahora a librarnos de toda esta plaga? ¿No tiene nada que decir la famosa troika sobre todo esto? ¿Qué imagen está dando la Marca España hoy entre nuestros vecinos?

Solo el tiempo dirá qué paso será el siguiente a tomar, qué noticias vendrán mañana para acompañarnos en el primer café del día. Está claro que no serán buenas, que la corrupción seguirá avanzando, seguirán saliendo a la luz casos sucios y podridos hasta el fondo. Seguirán dando la lata Urdangarín y Bárcenas, los sobres y el dinero B. El día volverá a amanecer oscuro, y a ver qué ha pasado durante la noche…

A todo esto… ¿Dónde está Rajoy, presidente del PP y del Gobierno de España?

(Escribo este post al calor del disco “Local Hero” de Mark Knopfler, una delicia de música para los tiempos que corren)


Carta de los trabajadores de RNE

23 enero, 2013
Logo RNE

Imagen tomada de http://revaloria.org/

Los trabajadores de Radio Nacional de España (@radionacional) han enviado una carta a todos los españoles:

Ante los cambios que está sufriendo RNE en los últimos tiempos, un grupo de trabajadores queremos deciros que esta no es la radio que queremos hacer. Ni queremos esta, ni queremos la de Aznar, ni queremos la de Felipe ni la de Zapatero. Queremos la de los últimos años. Esa que, por fin, era fruto del consenso obligado entre los partidos. Esa en la que la ideología quedó al margen y pudimos trabajar con libertad y con criterios exclusivamente profesionales. Esa que, siendo mejorable, nos situaba por primera vez cerca de los medios internacionales más avanzados y serios. Esa que ha sidoreconocida dentro y fuera de España, y por gente de todas las ideologías.

Pero en un solo mes esa radio ha desaparecido. No sólo hemos vuelto a los tiempos de la manipulación y el sectarismo, sino que se añade algo mucho más grave: el hundimiento de la calidad. Y eso no tiene nada que ver con izquierdas o derechas. Desde nuestros sitios asistimos cada día atónitos, indignados y tristes a cómo se perpetra una radio que es de todo menos profesional. Una radio hueca en la que vuelve a primar el discurso oficial. Una radio en la que los temas incómodos para el gobierno desaparecen o son relegados, y los que son irrelevantes pero positivos para el ejecutivo, suben a los primeros puestos. Una radio en la que nos saltamos directos y ruedas de prensa fundamentales y, lejos de poner el grito en el cielo, nos damos palmadas en la espalda. Una radio de entrevistas pelotas y superficiales a la derecha y llenas de reproches a la izquierda. Una radio en la que los presentadores de los informativos (que, en su mayoría, no tienen experiencia en esa tarea) hacen editoriales y apostillan alegremente con opiniones, siempre del mismo lado. Una radio en la que hemos pasado de la exigencia y la seriedad, a la desorganización, el desconocimiento y la despreocupación.

Pero no sólo ha cambiado la forma de hacer la radio, sino quiénes hacen la radio. Porque aunque seguimos siendo los mismos, la mayoría están cambiados de sitio. Volvemos a aquellos tiempos en los que cuando llega una nueva dirección arrasa con todo y no por razones profesionales como dicen. Porque ¿quién se cree que se cambien todos los editores y presentadores de los programas e informativos, los nombres de los espacios, las sintonías, o incluso los jefes técnicos e informáticos sólo por razones profesionales? ¿Todos los que estaban eran malos? ¿Todos los que están ahora son mejores? Entendemos que una dirección debe rodearse de gente de su confianza, pero llegar a hasta ese punto no se explica si no es porque quieres poner “a los tuyos” y volver a utilizar la radio como tu cortijo.

Pues quienes piensan así deben saber que estamos hartos de que a los trabajadores se nos tenga por un ejército que está ahí para obedecer las instrucciones de unos o de otros aunque sean opuestas, ilógicas e injustas. Estamos agotados de que nuestras carreras profesionales fluctúen o ni existan por razones ajenas a nuestro trabajo. Por no aceptar órdenes políticas o porque otros las aceptan demasiado. Y lo que es peor, estamos tristes porque sabemos que no hay mayor mal para una radio que estar cambiando constantemente las voces, los programas y las formas. Porque así es imposible fidelizar oyentes. Y ahora que habíamos empezado aconseguirlo, volvemos a tirarlo por tierra.

Pero hay otra prueba de que los cambios no están motivados por razones profesionales: la redacción ha dejado de “sonar”. La espontaneidad, los debates, la tensión informativa… Todo ha desaparecido para dar paso a un silencio motivado por el miedo a las represalias. Porque ya hemos visto cómo muchos compañeros –directivos o redactores de base- han sido retirados de sus puestos “naturales” sin justificación y con formas un tanto mafiosas. A lo que hay que añadir una bajada de sueldo que asumíamos por cómo están las cosas, pero que ha empezado a irritar cuando, por ejemplo,hemos visto que la mayoría de los nuevos directivos están remodelando sus despachos (obra incluida). ¿De verdad es necesario? ¿No les parece un gesto de desprecio hacia sus trabajadores?

Y así van pasando los días y empiezan a normalizarse una mediocridad y una manipulación que, en absoluto, son normales. Ni debéis admitirlo los ciudadanos, que sois quienes pagáis esta RTVE, ni debemos admitirlo los trabajadores.

Por eso, ante la falta de reacción de nuestro consejo de informativos, hemos decidido actuar. Para hacer saber a los ciudadanos que no compartimos esta radio y que sabemos que estamos siendo el hazmerreír. Para decirle a la nueva dirección que manipular hoy en día, con unas redes sociales que te desmienten al minuto, solo nos lleva a hacer el ridículo. Para decirle al gobierno que cuando se permite semejante bajón en la calidad la audiencia
huye y la radio no sirve ni para manipular (aunque quizá ese sea el plan: servir en bandeja su cierre). Y para decirles a los compañeros que somos más, que no nos pueden castigar a todos y que nos estamos jugando el futuro.

Como periodistas que defendemos la transparencia lamentamos tener que empezar de forma anónima, pero eso cambiará. Mientras tanto os dejamos una cuenta de twitter (@salvemosRNE) desde la que iremos denunciando todo lo que va pasando en RNE y desde la que, esperamos, vosotros también denunciéis. Porque estamos juntos en esto. Si una vez se consiguió una RNE de calidad, se podrá siempre.

El colectivo “Salvemos RNE

La carta está firmada por el colectivo Salvemos RNE, el cual es todavía anónimo pero ya cuenta con un perfil en twitter (@salvemosRNE).

He de reconocer que me siento totalmente identificado con lo que cuentan los trabajadores de la radio pública en la carta, puesto que yo era un oyente fiel de Radio Nacional que hace tiempo dejé de serlo. Dejé de serlo porque se cargaron mis programas favoritos: en días como hoy de Juan Ramón Lucas (@JuanraLucas), asuntos propios de Toni Garrido (@garridocoronado), carne cruda  de Javier Gallego (@carnecrudaradio), y se cargaron también un largo etcétera de secciones altamente entretenidas como la mirada cítrica (qué gran pérdida ha sido Moristo Mehide), la sección de Nieves Concostrina (@NConcostrina) de historia, y una barbaridad de entrevistas, análisis y tertulias muy buenas, independientes (a mi parecer) y de mucha calidad.

Y dejé de serlo porque me encontré con una radio, para mí, plana, sencilla tirando a mala, totalmente subjetiva y totalmente enfocada a ser el altavoz del Gobierno y la tapadera de la derecha. Desde luego no era la radio que escuchaba, y tampoco es la radio pública que esperaba, la radio para todos los españoles.
También he de decir que sigo siendo fiel oyente de Radio 3 (@radio3_rne) y de algunos de sus programas como 180 grados de Virginia Díaz (@VirginiaDiazVD) y, a través de los podcasts, de Discópolis de José Miguel López (@Discopolis3) y de Los Conciertos de Radio 3. Para mí es una delicia escuchar la música de Radio 3 en mis horas de trabajo.

Espero que algún día pueda volver a disfrutar de la radio pública que tuvimos hace no mucho tiempo, la que decía eso de saludos cariñosísimos desde la radio pública. Hasta entonces, mi más firme apoyo a Salvemos RNE.


El pudridero de enfermos

21 enero, 2013

Leía asombrado esta mañana la entrevista al Periódico Extremadura en la que José Antonio Monago, presidente del Gobierno de Extremadura, aseguraba que twitter es (palabras textuales) “un pudridero de enfermos, donde con el anonimato te insultan permanentemente“. Cabe recordar que José Antonio Monago tuvo perfil en esta red social hasta que sufrió un incidente con el juego Doodle Jump, incidente que le forzó a cerrar su cuenta.

Después de digerir la afirmación del presidente, me surgen una serie de ideas que quiero aprovechar para comentar:

Señor Monago, twitter es, más allá de una red social, uno de los mejores canales de comunicación que existen en la actualidad. Rápido, sencillo y directo, los 140 caracteres de cada tweet te permiten expresar tu opinión, compartir cualquier noticia o incluso publicar cualquier cosa sobre ti. Es cierto que a veces estos pocos caracteres se quedan cortos y parece más adecuado un blog u otra red social, pero es que twitter te permite conectar con tu entorno como ninguna otra herramienta lo hace. ¿No disfrutó de esta interactividad con sus paisanos cuando tenía su perfil abierto y optaba a la presidencia de la Junta, o más tarde cuando ya era presidente?

Sí lleva razón en lo del anonimato: mucha gente se aprovecha de esta oscuridad de la red para verter críticas sin sentido e insultos gratuitos. Pero en ese caso twitter posee la opción Bloquear, por lo que el usuario bloqueado dejaría de dar la lata. E incluso los puede denunciar por spam si es necesario. Esos enfermos a los que hace referencia con su pudridero no creo que supongan más del 10 o 15% de los usuarios totales de twitter, al resto nos está metiendo en un saco donde no deberíamos estar.

Y es que hay muchos twitteros de su región, y de su partido, que son una maravilla de seguir y que hacen que el pajarito valga la pena. Gente a la que sigo, respeto e incluso admiro, como son José Ángel Sánchez Juliá (@JoseAngel_SJ), Daniel Martín García (@dmartinw), Marta Beltrán (@martabeltrant) y tantos otros/as que me dejo en el tintero. O incluso gente de su gobierno, como Luis A. Herández (@LAHCarron), consejero de salud y política social. También los hay de otros colores, como César Ramos (@CesarJRamos), Leire Iglesias (@leireis) o Jose Luis Gibello (@jlgibello). Todos ellos también sufren la tarea de aguantar a los enfermos, quizás en menor medida que usted como presidente de la Junta, pero siguen al pie del cañón compartiendo sus experiencias y opiniones. ¿También ellos son enfermos?

Resumiendo, creo que el problema ha estado en que usted (o su equipo) no ha sabido usar twitter correctamente, sacarle todo el jugo, y ahora lo ve como una amenaza. El problema con el tweet del jueguecito se podría haber solucionado con una sencilla explicación, aguantar el chaparrón y seguir escribiendo, y el tiempo habría dejado el problema en una sencilla anécdota. Pero no, tiró por la calle del medio y decidió cerrar su cuenta, apagando su voz ante los muchos extremeños y extremeñas que le seguíamos.

Quizás no es tarde para rectificar y volver…


¡Hola!

17 enero, 2013
Hola

Autor: Javier Bonilla. Licencia CC no comercial – compartir bajo CC

¡Hola mundo!

Intento embarcarme de nuevo en la aventura de escribir un blog personal, una especie de diario en el que hablar de todos los temas que me gustan: desde el último libro que he leído al último cacharro tecnológico que se lanzó al mercado, pasando por las noticias de actualidad y por las noticias tecnológicas.

Dicen que a la tercera va la vencida, y por ello yo voy a establecer mis intenciones: ante un mundo en constante movimiento, lleno de información que nos bombardea por todas partes, con todo haciéndose cada vez más social… Me apetece pararme un rato a pensar, a hablar sobre algo que me guste, sobre algo que me haya llamado la atención y que tenga que compartir. Los 140 caracteres de Twitter se quedan muy cortos y Facebook no me parece que esté para eso, así que la mejor herramienta es, una vez más, mi blog.

Por eso, no esperes que este sea un blog especializado sobre tecnología, o sobre música, o sobre cine, o sobre política, o sobre actualidad. En realidad es un blog especializado… sobre mí.

¡Bienvenido/a de nuevo!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.